Cuando te sueltan

Quizá, en algún momento de tu vida, alguien te cogió de la mano para volar y quiso que volases a su lado.

Quizá te abandonaste en sus manos, confiaste en que siempre iba a sostenerte.

Quizá ni lo pensaste.

¿Te ha pasado?

Alguien te da algo, más o menos importante y te acostumbras y luego, te lo quita, o deja de dártelo.

Y no crees que te hayan hecho algo malo, simplemente te sientes solo.

Solo porque habías delegado algo, porque aceptaste un vuelo que quizá no necesitabas siquiera. Es posible que alguien se sintiera útil, o valioso con ese vuelo y aceptaste una propuesta, o una empresa, o una expectativa, para que otra persona fuese más grande.

Y, sin darte cuenta, participaste de un sueño que no era el tuyo.

Y un día, estabas solo. Solo en un proyecto que ni siquiera habías propuesto o aceptado por convicción o por seguir tus valores, únicamente, por sentirte necesitado o cuidado.

¿Te ha pasado?

No te sujetes demasiado a quien no seas tú mismo. No sueñes demasiado los sueños de otros.

Procúrate una buena caída, pues un día, te van a soltar.

Sé feliz, sé libre.