Dónde empieza mi vida

Por dónde empezar…

Todo lo que he vivido, cada uno de los segundo de mi vida, forman parte del lugar donde estoy.

De nada reniego y a todo doy gracias.

Cada lágrima, sonrisa, cierre de persianas o apertura, cada instante, forman parte de mí. Y a cada uno los quiero.

Así aprendí a vivir.

Desde mi falta de cuidado, mi sensación de soledad, mi sentimiento de desamparo… hasta mi eterna compañía, todo lo doy por bienvenido.

Aquí empieza mi vida. Aquí empieza mi promesa de libertad y no abandono.

Desde este sitio en el que me he hecho mayor, empiezo a caminar fuerte, sensible y en paz. Este es mi abrazo a la vida, es mi reencuentro.

Todas las veces que dejé de cuidarme y cuidar, todos los desasosiegos y largas esperas, han valido la pena. Ahora puedo querer en libertad, por propia decisión, puedo dar sin esperar un cheque, puedo dar las gracias y decir que no sin desgarrarme. Ahora puedo dormir sin morder mi ansiedad.

Aquí y ahora, es donde empieza mi vida. En el mismo sitio, desde otro lugar.

Gracias.