La Nueva Riqueza de las Naciones

Punto final.

“La Riqueza de las naciones”, de Adam Smith, marcó una era y fue el principio de la economía moderna. Una economía en la que el capital tierra, el capital financiero y el demográfico, eran la base de toda riqueza de cualquier nación. Pero desde su publicación en 1776, han sucedido muchas cosas, principalmente en las últimas décadas.

El final del siglo XX y principios del XXI, el mundo empresarial ha estado protagonizado por el “talentismo”, la nueva riqueza de las naciones y nuevo reto para el liderazgo empresarial.

Ante nosotras, las personas, aparece un mundo donde el cambio no sólo es ultra rápido, sino que es permanente y ha venido a instalarse. La globalización, el desarrollo de la tecnología, la cantidad de información que manejamos y a la que tenemos acceso… nos plantean escenarios nunca vistos hasta ahora y las habilidades y competencias necesarias par desenvolvernos en los mismos, han de ser nuevas y entrenadas para poder generar adaptación e innovación.

Los estilos de gestión de los llamados Recursos Humanos, han ido también cambiando con el tiempo. Desde la división del trabajo y administración del personal, hasta la dirección por gestión del talento, en la que todavía queda un gran trayecto por recorrer, el paradigma económico del ser humano, ha sido sustituido.

Hoy, ampliamos nuestras posibilidades de acción y producción principalmente, a través de la puesta en marcha y el uso de nuestra inteligencia, anticipando, creando, adaptando, construyendo… y la dirección por talento, se convierte en una evolución necesaria para el éxito de cualquier empresa.

Bienvenido talento. Gracias por llegar