Virtudes y Fortalezas. Una mesa de mezclas.

 ¨La fuerza no viene de la capacidad física, sino de la voluntad indomable”

Mahatma Gandhi

 

No. La fuerza no viene de nuestra capacidad física. Eso puede ser un síntoma “clínico”, pero la verdad es que detrás de eso se encuentra la voluntad.

Hace tiempo tomé contacto con las virtudes y fortalezas descritas por la Psicología Positiva (autores Seligman y Peterson). La cuestión es que llegaron a mi vida cuando había comprobado la existencia de algunas de ellas en diferentes personas que, a simple vista, nadie diría eran poseedoras de las mismas.

 

Y es que subestimamos al ser humano. Nos subestimamos.

Ser fuerte no es llegar a todo, no es ser perfecto ni ser un “lumbreras”.

Durante mis años de adolescente, en los veranos, solía ir a un campo de trabajo voluntario durante unos días. El trabajo consistía en acompañar y convivir con personas ingresadas en un sanatorio de salud mental. La primera vez que entré, me sentía inquieta. Entraba con vocación de servicio, con compasión pero no compasión de comprensión sino con pena por las personas que allí moraban.

Imagino que ya puedes saber algo de lo que pasó. Desde el primer día en el campo de trabajo, algo se quebró en mí. Creencias ya instaladas, aunque en una mente adolescente, plástica y abierta. Una mente viva, el corazón a mil y todo por hacer.

Ay de mí y de mi ignorancia cuando descubrí la grandeza del ser humano, cuando supe y sentí que todos somos lo mismo, cuando en lugar de redimir a nadie, fui redimida por aquellos que consideraba desheredados.

Casi nada de lo que creía sobre estas personas y lugares, o sobre mí, era cierto. Bondades y maldades, amor y desamor, miedos, angustias, alegrías, pasiones, libertad… De igual modo que yo lo vivía, lo vivían. De igual modo que lo he visto, oído y sentido después en cualquier lugar, lo vivían allí.

Y así, la misma comprensión que sentí por aquéllos, sentí por mí misma. Gracias. No volví a ser la misma. A veces se me olvida y quiero recordar. 

 

Virtudes y Fortalezas de la Psicología Positiva

Y aunque a veces me engaño, me fallo, me voy, leo las fortalezas de esta disciplina: la curiosidad, el amor, el liderazgo, la esperanza… y el resto hasta las 24, y sé que las tengo y sé que las tienes y sé que las tienen.

Esto lo hace bonito porque, verdaderamente somos diferentes, diversos… cada uno es una melodía pero la verdad es que somos iguales porque las notas son siete y son las mismas para todos.

Da igual cómo o dónde o quién. Estas 24. están ahí dentro. Unas más que otras y unas podemos entregarlas más, darles más volumen o bajárselo, como una mesa de mezclas.  Pero ahí están.

Desde la pasión por aprender, la creatividad, la persistencia, la generosidad, el perdón, la gratitud… Todas, dentro de las 6 virtudes: sabiduría, coraje, humanidad, justicia, templanza y trascendencia.

Por eso lo elegí como herramienta en algunos de mis trabajos, porque las tienes y puedes conocerlas, reconocerlas y utilizarlas y porque a mí, me pasa los mismo.

Virtudes y Fortalezas Humanas proclamadas por la Psicología Positiva. 

Buen viaje.